Raza bovina de Aubrac

Bosques y pastizales comparten un espacio de 2 500 km2. Después de la trashumancia, que marca el arranque del verano, nos cruzamos con rebaños de la magnífica raza bovina de Aubrac en torno a las incontables cabañas de pastores llamadas “burons”.

Os invadirán las emociones al recorrer estos paisajes mágicos donde la luz cambiante esculpe lomas y rocas en cualquier momento, creando una atmósfera única. 

En invierno, la nieve transforma esta estepa singular en un hermoso espacio nórdico donde esquiadores de fondo y de pista disfrutan de estas grandes extensiones nevadas.

Paisaje de Aubrac

Laguiole, más que un cuchillo

Cuando uno evoca el Aubrac, enseguida le viene a la mente Laguiole (pronunciar “layole” como lo hacen los autóctonos). Esta apelación es mundialmente conocida. Pero... ¿a qué la asociáis? ¿Al cuchillo?, ¿al pueblo?, ¿al queso?

Cuchillos de Laguiole

Laguiole, un cuchillo notorio

Símbolo del Aveyron, el cuchillo de Laguiole es mundialmente conocido. La industria cuchillera es una realidad viva y dinámica como lo demuestra la presencia de numerosos talleres de fabricación y tiendas en el pueblo. Con este objeto de arte, Laguiole reivindica una autenticidad y un buen hacer. Podréis visitar varias fábricas de cuchillos:
La Forge de Laguiole
Benoît l'Artisan
Le Couteau de Laguiole
La Maison du Laguiole
Coutellerie & Forge Honoré Durand

Podréis fabricar vuestro propio cuchillo Laguiole en uno de los talleres de fabricación (información en la Oficina de Turismo de Laguiole – Tel. 0033 [0]5 65 44 35 94).

Toro de Laguiole

Laguiole, un pueblo

Casas de granito y basalto, con tejados de “lauzes” (láminas de piedra), rodean la imponente estatua del toro, alegoría de la fuerza plácida, de la fogosidad y del vigor del macho de la raza Aubrac.

Se pueden visitar las fábricas de cuchillos y degustar productos del terruño. El pueblo es una base ideal para las estancias, tanto en invierno con las estaciones de esquí, como en verano con propuestas de turismo verde.

Queso de Laguiole

Laguiole el queso

La fabricación del queso en el Aubrac remonta a una tradición muy antigua  puesto que los monjes de la Dômerie ya la practicaban en el siglo XII. Hoy, la cooperativa "Jeune Montagne" recolecta la leche en toda la región para fabricar la tome de Laguiole que goza de una denominación de origen controlada. Con esta misma tomme fresca, se hace el aligot.

Podéis visitar las bodegas de la cooperativa Jeune Montagne para aprender sobre el queso y su proceso de elaboración.

Visitar las bodegas de la coopérative Jeune Montagne

Aligot

L’aligot, el plato tradicional del Aubrac

Plato tradicional y singular del Aubrac, el aligot es un puré de patatas con queso de Laguiole y nata que le da su textura untuosa y elástica. ¡Es una verdadera fiesta para los ojos y para el paladar!

 ¿Dónde probarlo?

Necesariamente, os darán de probar el aligot en el Aubrac; la mayor parte de los restaurantes lo ofrecen en su carta. Pero, para una experiencia más auténtica, es mejor degustarlo en un “buron” (la cabaña pastoril donde se suele elaborar el queso) :

Buron de Caméjane: en la D219 entre Aubrac y Nasbinals

Màs información :

Aubrac Laguiole Oficina de turismo

La Dômerie de Aubrac

La Dômerie de Aubrac

Fundada en 1120, la Dômerie de Aubrac era un “hospital refugio” para los peregrinos que iban a Santiago de Compostela. Hoy, quedan algunos vestigios importantes de este conjunto como la iglesia Notre Dame, el hospital y la Torre de los Ingleses. El pueblo de Aubrac, lugar mítico marcado por el peso de la historia, ha sido clasificado como Monumento Histórico.

Andando por los caminos de Santiago (GR65 – vía del Puy-en-Velay) clasificados como Patrimonio Mundial por la Unesco y como Itinerario Cultural del Consejo Europeo. Para los que desean seguir los pasos de los peregrinos, el tramo Nasbinals-Aubrac-Saint-Chély d’Aubrac (17km) también ha sido clasificado como Bien Natural por la UNESCO - como parte de los caminos de Santiago de Compostela - por la autenticidad de sus paisajes.

La Trashumancia

La Trashumancia: participar en la fiesta

¡Apuntaos a la fiesta tradicional del Aubrac! A finales de mayo, cuando la nieve se derrite, se llevan los rebaños de vacas a los pastizales de verano. Adornados con flores, penachos y lazos, los animales emprenden una subida de unos 40 km. hacia las altas mesetas del Aubrac.

Podréis participar en las fiestas de pueblos, disfrutar de los mercadillos, probar la gastronomía local, ver cómo se adorna y se ordeña a las vacas, descubrir el folklore local...

¡Participad en la trashumancia!

Campo de narcisos

Una fauna y flora excepcionales

Paseándose por la meseta del Aubrac, uno no puede más que apreciar su fauna y flora excepcionales. Es una de la más rica de Europa, con más de 1.000 especies -desde las más comunes como la genciana amarilla o el “té de Aubrac” hasta las más raras como la “drosera”, una planta ¡carnívora!– que cubren la meseta en temporada cálida.  Durante la primavera, los campos acaban tapizados con junquillos amarillos y narcisos.

La fauna cuenta también con numerosas especies: corzos, jabalíes, zorros y ciervos cuyo bramido retumba en la espesura de los bosques del Aubrac en otoño.

Senderismo

Tierra de senderismo

Este vasto territorio es un lugar privilegiado para la práctica del senderismo. Una extensa red de senderos permite recorrer el Aubrac andando, a caballo, en BTT..., de pueblo en pueblo o para lo que dure un paseo. Varios topo-guías están a vuestra disposición: GR® locales “La Vuelta de los Montes de Aubrac”, GR 65 Camino de Santiago de Compostela, pequeñas excursiones.

Más información