La bastide l'évêque


Fundada en 1280 por Raymond de Calmont, el obispo de Rodez, para competir con Villefranche-de-Rouergue, la bastide fue construida sobre una meseta granítica que domina las gargantas del Aveyron. Allí, numerosos martinets (fraguas hidráulicas) trabajaban el cobre en la Edad Media. Este pueblo con carácter ha conservado la típica configuración de las bastides, con calles que se cruzan en ángulos rectos. En la plaza mayor, se yergue la iglesia San Dalmas.

Martinet de la Ramonde

Por descubrir

En el siglo XIII, el valle vecino de Lézert era conocido por una actividad industrial particular: unos quince martinets (fraguas hidráulicas) funcionaban y fabricaban el “corte negro” que servía para la elaboración de ollas. Una de estas antiguas fraguas ha sido integralmente restaurada y se ha convertido en un lugar de visita obligatoria de la región. Visita guiada de la bastide y del Martinet de la Ramonde

 

Para vuestras vacaciones

La Bastide-L'Evêque es una tierra hospitalaria por excelencia. Los amantes de las “viejas piedras” se quedarán maravillados por la diversidad de su patrimonio arquitectónico: iglesias, castillos, puentes, molinos... Todo al alcance de la mano. Los numerosos senderos señalizados permiten disfrutar plenamente del campo. Y se puede probar la gastronomía local en los restaurantes pero también en los mercados de productores locales. En verano, la bastide se pone animada: verbenas veraniegas tradicionales, el Festival en Bastides, el mercado nocturno de Martinet...