La Couvertoirade

Un pueblo en medio de los Causses

En las inmediaciones del pueblo, en pleno corazón del Causse du Larzac, uno se queda sorprendido por dos torres que surgen de un caos de rocas. Penetraréis por la antigua puerta fortificada en un entramado de callejuelas, pasadizos cubiertos y casas del siglo XV. Subid al camino de ronda de las murallas y dominaréis el pueblo clasificado entre los « más bonitos de Francia ». Admiraréis la naturaleza circundante excepcionalmente bien conservada. Unos tenderetes y tiendecitas artesanales animan el pueblo.

Visitar La Couvertoirade

La iglesia y el cementerio

La iglesia

  • Se accede a la iglesia Saint-Christophe por una escalera tallada en la misma roca. Construida en parte por los templarios, y luego por los hermanos Hospitalarios, posee vitrales contemporáneos que os van a sorprender: firmados por el maestro vidriero Claude Baillon, tienen la particularidad de ser figurativos, cosa rara cuando se trata de vitrales contemporáneos.

Le moulin au four

Del molino al horno

El molino de viento de la colina del Rédounel es el único de su género en todo el Aveyron que ha sido restaurado. Subiendo a esta colina, tendréis una bonita vista panorámica de La Couvertoirade.

El horno “banal” del pueblo (en la Edad Media, horno que pertenecía al señor local y del que los habitantes tenían el usufructo), abandonado durante mucho tiempo, ha sido restaurado y puesto de nuevo en funcionamiento. Una vez a la semana, podréis degustar pan, fouaces y otras especialidades locales. Hasta puede ocurrir que, en algunas ocasiones, el molino se transforme en “teatro de bolsillo”...

Murallas

Ver también

El “Don de l’Eau” (lit. la “donación del agua”): pequeño abrevadero que permitía a los habitantes de La Couvertoirade ofrecer agua potable a visitantes sin tener que abrir las puertas del pueblo.

El cementerio y sus estelas discoidales.

La lavogne, charca natural empedrada.

El único castillo templario de Francia.