Paisaje del Aubrac

Enfoque sobre le GR®65

Desde las vastas estepas del Aubrac hasta los pueblos con encanto del Valle del Lot, de las suaves curvas del Vallon a las altas mesetas, viajaréis por un país cargado de historia y emociones clasificado como Patrimonio Mundial de la UNESCO. 

Atravesando el Aveyron, desde el Aubrac hasta Livinhac-le-Haut en el valle del Lot, en una distancia de 102 km, los senderistas descubrirán el GR®65 en 5 días y los amantes del patrimonio lo recorrerán para descubrir los bienes culturales clasificados como Patrimonio Mundial de la UNESCO.

El camino de Santiago de Compostela en Aveyron

Estaing

Dos tramos del GR ®65 clasificados como “Bienes Naturales” en Aveyron

- Nasbinals, Aubrac y Saint-Chély-d’Aubrac: 17 km,

- St-Côme-d’Olt, Espalion y Estaing: 17 km

El valle de Saint-Chély-d'Aubrac

Algunos puntos de parada en el GR ®65

Saint-Chély-d’Aubrac

Última parada en el Aubrac antes de entrar en el Valle del Lot, el pueblo de Saint-Chély está ubicado en uno de los valles más hermosos de los ríos Boraldes. Podréis recorrer la aldea y admirar las casas con arquitectura tradicional, refrescaros en los lavaderos y fuentes y cruzar el Puente de los Peregrinos. En el centro del pueblo, la iglesia, ensanchada en el siglo XIX, posee dos retablos: un cuadro – copia de “ El Descenso de la Cruz” de Rubens – y un bajorrelieve (siglo XIV) representando a Cristo y sus apóstoles, exhibido en 2009 en el Museo del Louvre con motivo de la exposición “Los Primeros Retablos”.

Espalion

Espalion

Antes de llegar a Espalion, el GR®65 atraviesa los municipios de Castelnau y Saint-Côme-d’Olt (aldea medieval, clasificada entre los “pueblos más bonitos de Francia”, con su recinto fortificado equipado con tres puertas y que posee un curioso campanario “flameado”(torcido). En Espalion, podréis apreciar la Iglesia románica de Persa; el Puente Viejo sobre el Lot, el Palacio Viejo Renacentista, la Capilla de los Penitentes, los Museos de Artes y Tradiciones Populares, del Escafandra y de las Costumbres y Usos, y el Castillo de Calmont d’Olt (con sus animaciones medievales) que domina la ciudad. Cerca, en el municipio de Bessuéjouls, la iglesia de Saint-Pierre alberga una capilla alta dentro del campanario.

Estaing

Estaing

En dirección a Estaing, en la ribera izquierda del río Lot, el GR 65 desgrana toda la riqueza de un patrimonio de excepción. Atravesando la llanura fértil y alcanzando las colinas, el camino discurre por una vegetación exuberante de donde surgen antiguos viñedos en bancales. Este tramo emblemático va desvelando una tras otra la iglesia campestre de Trédou, la aldea auténtica de Verrière... ¡Al final de este itinerario protegido, Estaing surge a la vuelta de la carretera! Majestuoso, su castillo se yergue en el centro de un pueblo acogedor que el peregrino descubre tras haber cruzado de nuevo el río Lot. Coged el famoso Puente Gótico y mirad la cruz de hierro forjado y la estatua de François d’Estaing.

Conques

Conques

Desde su fundación, la abadía de Conques no ha dejado de recibir peregrinos procedentes de toda la Europa cristiana, que han venido a venerar las reliquias de Sainte Foy. El Libro de los Milagros es testigo de este fervor popular. A los peregrinos tradicionales, se juntan ahora los caminantes de los tiempos modernos quienes, por razones múltiples, son cada vez más numerosos en a la hora de emprender este itinerario cultural. Es la oportunidad privilegiada de entablar relaciones humanas y descubrir un patrimonio arquitectónico y artístico excepcional.

Descubrir Conques

Visuel

Decazeville

Fundada en el siglo XIX por el Duque DECAZES, Decazeville siempre ha sido un importante centro industrial, económico y comercial. Con sus paisajes verdes y ondulados, rodeados de puntos de vista panorámicos que dan al río Lot, Decazeville invita a los senderistas de paso a descubrir su riqueza cultural. Ver: el verdadero tesoro artístico de la Iglesia Notre Dame: 14 lienzos que componen un Via Crucis simbolista, único en el mundo, pintado por Gustave Moreau en 1863. Decazeville también ha sabido conservar un patrimonio ligado a su pasado minero e industrial.