El pueblo de Peyre

Pueblo con aires mediterráneos

Encontraréis Peyre a 7 km más abajo de Millau. Construido en el flanco de una roca colosal, domina abruptamente la orilla derecha del Tarn. Es difícil no caer rendido al encanto de este pueblo adosado al acantilado de toba agujereado con grutas.

 La mayor parte de las casas son trogloditas, incluida la iglesia de base románica y fortificada en el siglo XVII. Sus estrechas callejuelas de piedras adornadas con flores recuerdan los pueblos mediterráneos y en verano ofrecen un remanso de frescura.

Es un sitio realmente asombroso, con una vista excepcional sobre el viaducto de Millau. La alianza perfecta entre lo antiguo y lo moderno
Visitar el pueblo de Peyre

Viaducto de Millau

¿Qué hacer en los alrededores?

Visitar la casa de la Trufa en Comprégnac

Descubriréis todo lo que hay que saber sobre el “diamante negro de las piedras claras” así como los paisajes de los pre-Causses.
Visitar la casa de la Trufa


Senderismo

La senda de las « caselles » (cabañas pastoriles de piedra seca) enlaza Comprégnac con Peyre.

Navegar

Subid a una canoa o dejaos llevar por los bateleros del Tarn; tendréis una vista única sobre Peyre que surge a la vuelta de un meandro del río Tarn. Un epílogo inolvidable de vuestro descenso del río, después de haber pasado por debajo del viaducto de Millau.