Roquefort

Un pueblo único

Al sur del Parque Natural Regional de los Grandes Causses, al pie del Rocher (roca) de Combalou, descubriréis un pueblo singular. En las bodegas, cavadas en la roca misma, el famoso queso de Roquefort madura lentamente. No se puede visitar el pueblo sin hacer una visita (¡y cata !) en la bodega de Roquefort.

Bodegas de Roquefort

Visitar las bodegas, degustar una leyenda

¡Imprescindible ! La visita a la bodega de maduración de Roquefort os llevará por el laberinto subterráneo que se ha cavado naturalmente tras el hundimiento del monte de Cambalou.

Acondicionadas en vastas bodegas ventiladas por las fleurines, fisuras naturales que permiten la circulación del aire bajo tierra, las bodegas albergan miles de “panes” de roquefort. Estos permanecen bajo la atenta vigilancia de los maestros queseros y afinadores, guardianes de un buen hacer y tradiciones que remontan a miles de años.

Visitar las bodegas de Roquefort :


El pueblo

El Rey de los Quesos : Una leyenda

« Se cuenta que un pastor enamorado... persiguiendo a una pastora, olvidó su pan y cuajada de oveja en una gruta del Cambalou. A su vuelta, descubrió que los alimentos se habían enmohecido. Probó el queso y lo encontró riquísimo. El queso de Roquefort acababa de nacer.  Conservando celosamente su secreto, el hombre ha ido manteniendo la tradición en lo más profundo de sus bodegas y, cada vez, se cumple el milagro. »