La bastide de Sauveterre-de-Rouergue

Una bastide commerciante

En el siglo 13, Sauveterre de Rouergue es una villa nueva fruto de una verdadera política de urbanismo por aquel entonces. Bajo la tutela del magistrado real, la bastide es construida como una urbanización: una plaza mayor, 9 conjuntos de solares donde construir una casa, cada uno con un jardín y un pozo, 4 calles principales cortadas por calles transversales que dan acceso a los jardines.

De origen esencialmente agrícola, la población de la bastide se enfrenta a la ausencia de tierras por cultivar: el desarrollo agrícola se vuelve imposible.

La bastide tendrá entonces vocación de comerciante y administrativa, apoyada por unos privilegios fiscales otorgados por el Rey. Poco a poco, van apareciendo oficios diversos: fragua, cuchillería, sombrerería, tejares, carnicerías... Las arcadas, los tenderetes y las tiendas muestran la efervescencia económica de la villa.

Pero las epidemias de peste y las hambrunas obligan a los habitantes más ricos a huir hacia lugares más seguros. Aislada en una meseta rodeada de barrancos, Sauveterre se estanca a partir del siglo XVIII y se queda apartada de los grandes ejes de comunicación.

A partir de mediados del siglo XX, los equipos municipales que se suceden -apoyados por unos habitantes deseosos de restaurar un patrimonio arquitectónico de gran calidad– apuestan por una integración progresiva de la bastide en circuitos turísticos.

Oficios de Arte

La Bastide de los Oficios de Arte

Hoy, el municipio goza de una red de artesanos de gran calidad. Esta ventaja ha justificado la creación de un polo de artesanía de arte con el apoyo de la comunidad de municipios del “País” de Baraqueville. Este proyecto de “Bastide de los oficios de arte ha sido posible gracias a la rehabilitación del antiguo convento y del presbiterio para acoger futuras exposiciones o residencias artísticas animadas por artesanos locales. El resultado ha sido la construcción de ocho nuevos talleres de arte que ocupan artesanos y artistas recién instalados en el municipio, de expresiones artísticas diversas y complementarias a las de los artesanos ya instalados hace tiempo.

La asociación de artistas de la Bastide